viernes - febrero 19, 2016

En Bayer trabajamos por el futuro de nuestros hijos

Conservar los recursos naturales de los países donde operamos es una responsabilidad que asumimos en Bayer, conscientes de que el mundo que hoy habitamos también lo será para las generaciones del futuro.

 

Y con el objetivo de mitigar la huella climática que dejan las acciones de la vida moderna, y preservar las fuentes de agua —dentro de nuestro programa de Responsabilidad Social Empresarial—, una de las actividades con las que cerramos la Semana del Voluntariado en Costa Rica fue una jornada de limpieza en Playa Azul, en Tárcoles, Puntarenas, oeste de San José.

 

La cuenca del río Grande de Tárcoles se ha convertido en vertedero de basura que llega desde la zona Central del país, donde habita más del cincuenta por ciento de la población total.

 

Allí se desarrolla la mayor parte de la vida económica e industrial del país, fuente de desechos orgánicos e inorgánicos como envases plásticos, metales, papel y materiales de construcción, que desembocan en la playa del Pacífico, visitada por turistas nacionales y extranjeros.

 

Nuestro objetivo es contribuir a promover una cultura de manejo adecuado de la basura dentro de la organización, para también reforzar la idea de hacerlo en nuestros hogares, y qué mejor ejemplo que con esta jornada de limpieza en Playa Azul”, nos comenta la promotora de esta actividad de voluntariado Pilar Chavarría, del departamento de Law, Patents and Compliance.

 

Esta jornada de limpieza se realizó gracias a la buena coordinación y al entusiasmo de diecinueve participantes de Bayer en Costa Rica, actividad en la que se lograron resultados muy satisfactorios.

 

Saber que contribuimos a conservar el medioambiente es una gran satisfacción, por lo que invitamos a nuestros compañeros a participar en estas jornadas”, fueron algunos de los comentarios positivos recibidos.

 

Esta actividad para conservar el ambiente natural de Playa Azul se realizó el pasado 4 de diciembre. En total se recolectaron 600 kilos de plástico reciclable y unos 325 kilos de escombros, para un estimado total de 925 kilos de basura, sin contar el peso de las 38 llantas que transportó un camión recolector de la municipalidad.      

 

“Muchas veces sentimos que lo que hacemos representa tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”, una frase muy sabia de la Madre Teresa de Calcuta que utilizamos para ilustrar el ejemplo.

 

En Bayer ofrecemos productos y servicios para mejorar el bienestar de las personas, sin olvidar nuestro compromiso por legar un ambiente natural sano para las generaciones venideras.

 

Felicitamos y motivamos a nuestros colaboradores para trabajar a favor de una Costa Rica más limpia.

 

Ahora es el momento de actuar. Y tú ¿cómo manejas la basura en tu comunidad?