miércoles - noviembre 23, 2016

Disminución de la tierra cultivable

El ambicioso objetivo corporativo de Bayer AG es mejorar las vidas de las personas con nuevos descubrimientos científicos. Alimentar la población mundial es una parte clave de ello.

Los hechos son causa de preocupación - aproximadamente 800 millones de personas sufren hambre actualmente. Y se pronostica que la población mundial crezca un poco más de dos mil millones para el 2050. Para alimentar a estas personas, los agricultores a nivel mundial necesitarán incrementar su producción agrícola en 60%. Mientras que la población está creciendo, la cantidad de tierra cultivable per cápita se está reduciendo. En 1950, la cifra era 5,100 m2 por persona, pero para 2050 tendremos que conformarnos con 2.000m2 cada uno - un poco más de la cuarta parte de un campo de fútbol. La situación se hace aún más difícil por el hecho que las tierras cultivables valiosas se pierden cada año debido a factores tales como calor, sequía, inundaciones, salinización, erosión y urbanización. 

 

Los equipos de investigación y expertos en agricultura de Bayer están abordando este desafío global a diario en sus laboratorios y en el campo. “Nuestros empleados están ayudando a agricultores alrededor del mundo con innovaciones y conocimiento” dice Liam Condon, miembro del Consejo de Administración de Bayer. “El objetivo común es alcanzar rendimientos cada vez mayores de la tierra cultivable disponible. Eso aplica a vegetales y frutas, así como también a alimentos básicos como arroz y trigo”, agrega. Los componentes principales del portafolio de Bayer en este contexto incluyen semillas, protección de cultivos tanto química como biológica, servicios y asesoría profesional. 

Todo inicia con las semillas

 

Los científicos de Bayer utilizan técnicas convencionales y técnicas nuevas de alta tecnología para desarrollar plantas robustas de calidad excelente y rendimientos altos aún bajo condiciones difíciles.  En Asia, por ejemplo, donde se cosecha 90% del arroz a nivel mundial, Bayer ofrece semillas que son más resistentes al calor, sequía, inundación y salinización. Se lanzará una nueva semilla de arroz que puede incluso sobrevivir estando bajo el agua por 14 días.

 

Y en 2017 se lanzará una variedad de semilla capacitada para tolerar dos veces el nivel de salinidad de lo que pueden tolerar las semillas disponibles actualmente. De esta manera, los campos en Asia que pudiesen de otra manera perderse como resultado del cambio climático se podrán aprovechar para producción de arroz en el futuro. Los problemas climáticos también están ejerciendo presión en los rendimientos del trigo y estableciendo grandes desafíos para Bayer. La compañía por consiguiente está invirtiendo un total de €1.500 millones en investigación y desarrollo entre 2010 y 2020 para encontrar nuevas soluciones para el trigo, incluyendo el desarrollo de variedades de trigo resistentes que están más capacitadas para resistir olas de calor y períodos de sequía. Se espera que los agricultores tendrán acceso a variedades híbridas de trigo que son más robustas y producen rendimientos más altos a partir del 2023.

Adicionalmente a semillas resistentes, Bayer también ofrece soluciones químicas y biológicas para proteger cultivos importantes de varios factores de estrés. Por ejemplo, el grano de cultivos tales como arroz, trigo y maíz pueden ser cubiertos con una capa especial que protege la delicada plántula y permite que la planta tenga un buen inicio en la fase de crecimiento cuando está particularmente vulnerable a pestes y enfermedad. Una vez la plántula ha brotado, la maleza amenaza su crecimiento y le roba luz, nutrientes y/o humedad del suelo. Los herbicidas efectivos dan a las plantas espacio para desarrollarse y les ayudan a utilizar de la mejor forma posible los recursos limitados del suelo. 

 

Asesoría profesional

 

Bayer se ve a sí misma como un socio integral para agricultura sostenible. La compañía por tanto no solamente desarrolla tecnologías innovadoras de protección de semilla y planta, sino también capacita a agricultores en cómo utilizarlas de una manera eficiente y amigable con el medio ambiente. 

Esta asesoría profesional forma una parte integral del portafolio orientado al cliente y capacita incluso a los pequeños productores a aumentar de manera sostenible los rendimientos del terreno existente.  Jiande Lv de la provincia china de Daying es un ejemplo. Él ha estado trabajando con Bayer por 7 años y está muy contento con el apoyo que recibe. “Considero que la colaboración de mi asesor Bayer es muy útil. El Sr. Xingyu Zhao viene aquí para darnos asesoría y organiza capacitaciones que nos ayudan a optimizar nuestros métodos de cultivo”, dice. Esto ha ayudado a Jiande Lv a mejorar sus rendimientos de manera significativa en los últimos años. 

Con las semillas, protección de cultivos, servicios y asesoría, Bayer ayuda a los agricultores alrededor del mundo a incrementar la producción de alimento - aún bajo condiciones difíciles. La compañía también está comprometida a mejorar el valor nutricional de cultivos. Por ejemplo, se ha suscrito al programa HarvestPlus patrocinado por el Banco Mundial y la Fundación Bill & Melinda Gates. Este programa busca enriquecer los alimentos básicos con elementos esenciales como el zinc. La deficiencia de zinc es una de las razones principales por las que los niños en países en desarrollo no crecen ni se desarrollan de manera apropiada. Aproximadamente la mitad de la tierra cultivable del mundo contiene muy poco zinc para proveer a los humanos con la cantidad que necesitan. Los resultados iniciales del proyecto conjunto de investigación muestran que un producto Bayer llamado Antracol incrementa el contenido de zinc del arroz.

 

Con su amplia variedad de actividades, Bayer es parte de una comunidad global que está comprometida a proveer a la raza humana con lo que necesita para sobrevivir. La compañía trabaja con científicos e instituciones de investigación líderes, organizaciones internacionales y organismos gubernamentales para sacar el mayor provecho de la tierra cultivable disponible e incrementar la producción de manera duradera ya que solamente un esfuerzo en conjunto proporcionará el aumento sustancial requerido para alimentar a la población mundial en 2050.